Windows Defender es un software anti-malware siempre activo que protege su computadora de amenazas externas. El antivirus es desarrollado por Microsoft para proteger las computadoras de las amenazas de virus que ejecutan el sistema operativo Windows 10. Sin embargo muchos desean saber como desactivar windows defender en windows 10

Cualquiera que sea su razón, Windows Defender en Windows 10 sigue siendo un recurso valioso. Lo que significa que su computadora está mucho más propensa a infectarse mientras Windows Defender está desactivado. Si planea usar otro antivirus, entonces se justifica deshabilitar Windows Defender. El antivirus Defender no tiene una opción de deshabilitar o desinstalar en ningún lugar. 

Pasos para desactivar Windows defender en Windows 10

Para desactivar temporalmente la protección antivirus predeterminada en su computadora con Windows 10 debe hacer lo siguiente:

  • Abrir inicio y seleccionar la opción de configuración.
  • Luego busque la opción de seguridad de windows.
  • Seleccione la opción de Protección contra virus y amenazas.
  • En esa debe hacer clic en la opción Administrar configuración.
  • Desactiva la opción de protección en tiempo real para desactivar Windows Defender temporalmente en Windows 10.

Una vez que complete los pasos anteriores, el antivirus predeterminado quedará desactivado temporalmente al igual que la protección, lo que le permitirá instalar o descargar aplicaciones o realizar cambios específicos en el sistema sin conflictos no deseados.

Es Posible que cuando reinicie la computadora, Windows Defender puede que se le habilite nuevamente de manera automática. Si tal es el caso puede hacer el mismo procedimiento anterior, con excepción  del paso No. 5 , en esta ocasión debe activar el interruptor de palanca de protección en tiempo real .

Deshabilitar temporalmente el antivirus Defender para instalar algún software o modificar algunas configuraciones está bien. No hay ningún problema con eso, pero deshabilitar el antivirus Defender durante un tiempo prolongado puede poner en riesgo su seguridad. En cualquier momento, su sistema puede ser atacado por programas maliciosos. Por lo tanto, es una buena práctica tener al menos un antivirus de terceros instalado o simplemente deshabilitarlo temporalmente.